Archivo de la categoría: Historia

Las ruinas de San Pablo en Macao

La antigua colonia portuguesa en Asia cuenta con una de las más famosas fachadas. Las ruinas de San Pablo en Macao son Patrimonio de la Humanidad por la UNESCO desde 2005. Los turistas que visitan la fachada probablemente solo ven los restos de una iglesia antigua. Pero hay más en su historia y aquí te lo contamos.

Qué ver en Macao gratis

Uno de los paseos obligados al recorrer la ciudad es la visita a las ruinas de San Pablo en Macao. Desde allí, bajando los 68 escalones, llegamos a la Plaza del Senado. Otro punto de interés turístico en Macao. A pie tardaremos unos 8 minutos.

Las ruinas de San Pablo en Macao camino a la plaza del Senado

A su vez, muy cerca a las ruinas de San Pablo en Macao 大三 巴 está el “Monte do Forte”. Una construcción que se utilizaba como defensa de la ciudad y también se puede visitar. Tiene una de las mejores vistas en altura.

Pegado a la fachada histórica se encuentra el templo Na Tcha y un museo de arte sacro. El templo Na Tcha construido en 1898 está dedicado a un Dios de la guerra proveniente de la mitología hindú y trasmitido a China. Hoy es una deidad guardiana del Budismo.

Dónde están las ruinas de San Pablo en Macao

El complejo que alberga la fachada y los restos de la iglesia se halla en la cima de una escalinata de granito. Lugar ideal para hacer fotos por el punto de fuga que plantea detrás la fachada. Las ruinas de San Pablo se encuentran en el corazón de la isla de Macao. En pleno centro histórico alejado de los casinos y hoteles de lujo.

Fachada de San Pablo en Macau

Estas impresionantes ruinas fueron originalmente el Colegio de San Pablo y la Iglesia de San Pablo en Macao, también conocida como “Mater Dei“.

Historia de las ruinas de San Pablo en Macao

A mediados del siglo XVI, un grupo de sacerdotes de la Compañía de Jesús viajó al Lejano Oriente para difundir el catolicismo. En Macao, construyeron una iglesia, una universidad, una residencia, una biblioteca con miles de libros y una granja con árboles frutales y cinco pozos. Todo el complejo estaba rodeado de una muralla con algunas puertas. Una de las puertas aún se conserva cerca del templo de Na Tcha.

Templo Na Tcha en Macao

La iglesia más grande de Asia en ese momento era conocida como Mater Dei.  Estaba situada en la cima de una colina. Su existencia representaba el triunfo de la Iglesia Católica Romana a través del esplendor de los edificios.

La estructura original era de madera, el último incendio en 1835 terminó con la Iglesia. Sólo quedaron la fachada en pie y los 68 escalones de piedra. Lo que hoy se conoce como las ruinas de San Pablo en Macao.

Los restos de paredes fueron demolidos a principios de 1930 para reforzar con escombros la construcción de Praia Grande. La mayoría de los historiadores creen que la iglesia fue diseñada por un jesuita italiano llamado Carlo Spínola (1564-1622). Aunque no se guardan registros de planos originales.

Quién construyó la Iglesia de San Pablo en Macao

Cuando visitemos lo que queda del portal de la iglesia de San Pablo quizás nos hagamos esta pregunta ¿Quién construyó la Iglesia de San Pablo en Macao? Hasta dónde llegaba el catolicismo en Asia.

La respuesta al diseño único que representa una mezcla de estilos entre Oriente y Occidente es un grupo de artesanos. Algunos artesanos chinos y otros japoneses participaron en la decoración de la fachada. La iglesia fue construida por cristianos japoneses que huían de la persecución en su país.

Qué representa la fachada de San Pablo en Macao

La fachada está dividida en cinco niveles, comenzando con una paloma en la parte superior que simboliza el Espíritu Santo. Otros motivos esculpidos incluyen imágenes bíblicas, caracteres chinos, seis leones chinos, representaciones mitológicas, varios motivos náuticos y estatuas de bronce. Debajo de la paloma hay una estatua de Jesús. A su lado, tallas en piedra con detalles de la crucifixión.

Detalle de las ruinas de San Pablo en Macao

En el tercer nivel se encuentra la Virgen María junto a los ángeles. Los artesanos incluyeron motivos florales en representación de China y Japón. Las peonías y crisantemos son un guiño a los orígenes de los artesanos.

A la derecha de la Virgen María hay una talla del árbol de la vida y una mujer que mata a una hidra de siete cabezas. Es curioso como los artesanos de la época representaron este momento. Recordemos que fue Hércules quien dio muerte a la Hidra. Un monstruo de múltiples cabezas que regeneraba dos cada una que le cortaban.

El segundo nivel tiene estatuas de cuatro médicos jesuitas. Destaca la estatua de San Ignacio de Loyola, el fundador de la orden.

Incendios en la iglesia Mater Dei de Macao

Los jesuitas portugueses se establecieron en Macao en 1562. Construyen su primera iglesia en 1580, situada junto al Colegio de San Pablo. No está claro si esta iglesia tenía una pared frontal con tierra apisonada o construida con bloques de granito.

Un primer incendio en 1595 destruyó la mayor parte de la estructura de madera de la iglesia. Los jesuitas reconstruyeron la iglesia, pero un segundo incendio en 1601 la destruyó nuevamente. La reconstrucción comenzó de nuevo en 1602. El muro frontal del bloque de granito restante se amplió y se añadió una fachada de granito tallada por cristianos japoneses y artesanos chinos entre 1620 y 1627. Se terminó la obra en 1634.

Durante un tifón en 1835, un tercer incendio destruyó nuevamente la estructura de madera. Desde esa fecha no se ha vuelto a reconstruir. Las piedras tienen formas esferoidales o conocidas como piel de cebolla. Esta deformación se debe a las altas temperaturas alcanzadas durante el incendio y las inclemencias del tiempo. Los episodios de calentamiento y enfriamiento por lluvias frías debilitaron la piedra.  La fachada sufrió fuertes diferencias de temperatura que dio lugar a las características esferoidales.

Cuándo visitar las ruinas de San Pablo en Macao

Las ruinas de San Pablo son un atractivo turístico en Macao. La cantidad de visitantes que recorren el complejo es abrumadora. Quizás la mejor hora para visitar las ruinas de San Pablo en Macao sea a última hora. A la caída del sol se encienden las luces que realzan el complejo histórico. Es el momento ideal para sacar fotos muy curiosas.

Cuando visitar las ruinas de San Pablo en Macao

Tratar de evitar festividades o festivales chinos, sino será casi imposible poder disfrutar de las ruinas de San Pablo en Macao.

Las raíces de Portugal en Macao

Al recorrer el núcleo colonial de Macao tropezamos con “Janelas Verdes”, ventanas verdes. Más allá encuentro un pasillo pequeño pintado de amarillo utilizado para aparcar bicicletas. Toda una referencia que nos indica que las raíces de Portugal en Macao siguen intactas.

La comida de Portugal en Macao

Por supuesto, en cualquier lugar que pone bacalhau, el bacalao salado cocinado de mil maneras o salchicha chourico picante, descubrimos algo de las raíces de Portugal en Macao.

Los dulces de Macao

Muchos de estos locales están dirigidos por macaenses y cuentan con especialidades multinacionales del imperio como “Pollo Africano” o “Minchi” carne de vacuno.

Comenzando en el central Ou Mun Café, un punto de reunión favorito para expatriados nostálgicos. Allí encuentro algunas especialidades de pastelería portuguesa que nos lleva a los sabores dulces y texturas lusas.

Infaltables las tartas de huevo, suaves y pequeñas porciones individuales doradas en la parte superior que me tientan.

Paseando por el extremo de Sao Domingos, la principal calle comercial llena de negocios de zapatillas, visito una pequeña tienda. Junto al marco de la puerta barrocamente esculpido, anuncia la venta de Pao Alentajano.  Se trata de los panes de pan ultra blanco realizados por los portugueses.

sandwich the plan blanco con cerdo de Macao

En el comedor principal de la Casa de Portugal, ambientado desde 2003 como si fuera un mini palacio, encontramos una pequeña tasca.

El menú básico aquí es una réplica exacta de la que se encuentra en cualquier tasca (posada simple) en el país de origen. Bocadillos de carne de cerdo, croquetas hinchadas de bacalhau, filetes finos cubiertos con un huevo frito.

Elijo un almuerzo habitual: las chuletas de pan (panados) servidas con arroz de tomate, y hechas mejor que en Lisboa. Lo acompaño perfectamente con un vino blanco portugués decente. Incluso sirven Super Bock, la cerveza portuguesa y una botella de agua portuguesa, Caramulo.

Las raíces de Portugal en Macao

Opto por seguir vagando por las calles. Pronto llego a un enclave muy bien conservado de tres cuadras alrededor de la Iglesia de San Lázaro.

las vistas de Macao

Rodeada de bloques de hormigón, esta zona presenta calles de mosaico en patrones curvilíneos, murales y galerías, pequeñas plazas sombreadas por enormes árboles extravagantes.

Todo me recuerda a Portugal, desde los colores como la decoración de las aceras. Hechas con adoquines pequeños en colores grises y negros.

Luego ya me dispongo a visitar la puerta de San Pablo, sus alrededores y llegar al Monte Fortress.

Los orígenes de Macao

Al preguntarnos por los orígenes de Macao encontramos a los primeros pobladores que fueron los pescadores de Fujian, ciudad vecina de China, y los agricultores de la provincia de Guangdong.

En esa época se denominaba a Macao como Ou Mun o “puerta de comercio”, debido a la privilegiada ubicación en la desembocadura del río de las perlas de Guangzhou, gran ciudad comercial de Cantón en China.

mapa de Macao

En los orígenes de Macao se encuentra la famosa ruta de la seda, era el lugar donde los buques realizaban el cargamento del material que emprendía su travesía hacia Roma.

A medida que China iba perdiendo primacía en el comercio mundial, Guangzhou siguió prosperando y junto con otros países del sudeste asiático dio la bienvenida a los nuevos comerciantes exploradores que venían de Portugal. Jorge Alvares llega al sur de China en 1513 y se dedica a buscar puestos comerciales adecuados para intensificar el comercio marítimo entre Macau and Portugal.

Los orígenes de Macao, su nombre

A principios de la década de 1550 podríamos encontrar los orígenes del nombre de la ciudad como Macao. Los portugueses llegaron a “Ou Mun”, que los lugareños también llamaban “A Ma Gao”, “lugar de A Ma“, en honor a la diosa de los navegantes, cuyo templo se sitúa en la parte interior de la entrada de los buques.

Los portugueses adoptaron el nombre, que cambia gradualmente al sonido de Macao y, con el permiso de las autoridades de la época en Guangdong, establecieron una ciudad, que en poco tiempo se convertiría en una factoría importante para el comercio entre China, Japón, India y Europa.

Historia de Macao, los orígenes del comercio

Macao, cruce de culturas entre oriente y occidente

Este enclave marítimo comercial se erigió como el cruce perfecto para el encuentro de las culturas oriental y occidental. Destacan también las incursiones de la iglesia católica, quien envió algunos de sus más activos misioneros para continuar la obra de San Francisco Javier (que murió en las inmediaciones después de haber evangelizado con éxito en Japón).

Una universidad cristiana fue construida, al lado de lo que son ahora las ruinas de San Pablo, donde los estudiantes como Matteo Ricci se preparaban para su trabajo como eruditos cristianos en la corte imperial en Pekín. Otras iglesias fueron construidas, así como fortalezas, lo que dio a la ciudad un aspecto europeo que incluso la distingue hoy día.

Visitar el centro de Macao

La edad de oro de Portugal en Asia se iba desvaneciendo, mientras armadas rivales como la holandesa o británica se hacían cargo del comercio. Sin embargo los chinos optaron por seguir haciendo negocios a través de los portugueses en Macao, por lo que durante más de un siglo, la Compañía Británica de las Indias Orientales y otras se instalaron aquí en casas alquiladas, como la elegante Casa Jardín.

A medida que crecía el comercio de Europa con China, los comerciantes europeos pasaron parte del año en Guangzhou, interesados en la compra de té y lujos chinos en las ferias bianuales, utilizando Macao como un refugio y lugar de recreo para sus familias.

Museo de Macao, los orígenes

Después de la Guerra del Opio en 1841, Hong Kong, que apenas está a una hora en barco, destaca como colonia del Reino Unido y la mayoría de los comerciantes extranjeros deja Macao, por lo que se convierte en un remanso pintoresco y tranquilo. No obstante, ha seguido disfrutando desde esa época de una existencia multicultural pausada con hermosos edificios históricos y una arquitectura distintiva en la región.

Macao hoy día, su desarrollo económico

Macao se ha destacado en los últimos años en industrias tales como, las textiles, los productos electrónicos y juguetes, mientras que hoy se ha sumado la industria del turismo de clase mundial con una amplia variedad de hoteles, complejos turísticos, restaurantes y casinos.

La economía de Macao está estrechamente ligada a la de Hong Kong y la provincia de Guangdong, en particular a la región del delta del río de la Perla y es conocida como uno de los “pequeños tigres” en Asia. Macao ofrece servicios financieros y bancarios, formación de personal, transporte y apoyo a las comunicaciones, además de una amplia oferta hotelera, casinos y resorts de lujo.

Hoy Macao es una región administrativa especial de la República Popular de China y, como Hong Kong, se beneficia del principio de “un país, dos sistemas“.

La pequeña SAR está creciendo en tamaño – con edificios construidos en terrenos ganados al mar – y en el número y la diversidad de sus atractivos. El mayor de ellos sigue siendo la riqueza cultural, los orígenes de Macao y el legado colonial de manos de los portugueses que la convierte en una pequeña pero muy particular ciudad en Asia que los turistas podrán apreciar con más exactitud después de una visita a su museo.

Cementerio protestante de Macao

Muchos dirán que visitar un cementerio no es nada agradable para descubrir una ciudad, pero en el caso del cementerio protestante de Macao encierra gran parte de la historia de esta región especial en China (SAR).

Cemetery of Macau China

Macao fue colonia portuguesa durante casi 450 años lo que la hacía tierra católica indiscutiblemente. Es así como le estaba prohibido a los protestantes enterrar a sus muertos dentro del perímetro de la ciudad. Por otro lado, los chinos tampoco aceptaban la sepultura de europeos en las tierras aledañas. Así un número importante de ingleses, holandeses y generalmente residentes en Macao del norte de Europa no tenían posibilidad de enterrar a los suyos.

Vista de la capilla Morrison en cementerio protestante de Macao

Frente a este dilema y cuando ya se habían sepultado a muchos cuerpos por la noche bajo la clandestinidad, en 1821, el comité local de la Compañía de las Indias toma la decisión de comprar una parcela para destinarla a ser el cementerio protestante de Macao. Muchas tumbas son trasladadas a la nueva parcela y eso explica porque algunas lápidas llevan la fecha anterior a la creación del cementerio.

Quiénes se encuentran en el cementerio protestante de Macao

La historia de Macao y de Hong Kong en esos años está estrechamente relacionada, recordemos que muchos residentes ingleses, holandeses, daneses y más tarde americanos solían hacer sus negocios en Hong Kong pero sus familias residían en la tranquila Macao. Es así como la historia de muchas lápidas nos enseñan quiénes estuvieron viviendo en la colonia portuguesa.

En Macao China se encuentra el cementerio protestante

El artista George Chinnery terminó sus días en Macao, los misioneros Robert Morrison y Samuel Dyer también descansan en el cementerio protestante de Macao. El capitán de la Marina Real Henry John Spencer-Churchill (Tátara-tío abuelo de Winston Churchill) y el teniente José Harod Adams (nieto del segundo presidente de los Estados Unidos, John Adams) también están enterrados aquí.

En 2005, el cementerio fue nombrado oficialmente como parte del Centro Histórico  y Patrimonio de la Humanidad de Macao.

Interior de la capilla Morrison en Macau

Capilla Morrison

Al lado del cementerio está la Capilla Morrison, llamada así en honor de Robert Morrison quien descansa en el cementerio.